viernes, 25 de enero de 2013

Agochado no andel: El maleficio de la espina

A veces no sabemos qué escoger de la biblioteca... nos apetece un libro de misterio, terror, amor, intriga...¿cómo solucionarlo?
Pregúntale a profesor@ encargad@ de la biblio; siempre te podrán recomendar alguna obra que está esperando por tí.
Aquí te traemos una de esas obras que podrían resultar interesantes para ese alumno que busca un libro especial: El maleficio de la espina de Blanca Álvarez

¡Qué disfrutéis de ella!


Alfonso es un adolescente que pasa las madrugadas frente a la tapia del cementerio de Vigo, cargado con su cámara de fotos Leika, con una misión que es más fuerte que su miedo: retratar a los fusilados. Está convencido de que sus fotos ayudarán algún día a desvelar los horrores sufridos durante la posguerra. Aunque cierta noche la víctima que retrata es Rosalía, una bella joven torturada. Su muerte desarrollará una trama entorno a unas láminas del pintor El Bosco, y de un escondrijo secreto donde se halla el libro escrito por este artista, titulado El maleficio de la espina. Sin embargo, las verdaderas protagonistas son las guardianas de este secreto que nunca se rindieron a la ambición: primero Rosalía, después Valvanera, luego María y finalmente Lucía. Ellas lo dieron todo, algunas hasta su vida, para salvaguardar esa obra de arte desconocida para la sociedad.



Fragmento

«Fonsiño pedaleaba todas las noches hasta Vigo, hasta el cementerio viejo, se cobijaba en el tronco del castaño herido por el rayo y aguardaba. De alguna manera, intuía que también Valvanera sería ejecutada en el mismo lugar que Rosalía. En la madrugada de la quinta, oyó llegar el camión conducido por Falo. Vio cómo descendían, entre gritos, dos hombres y un muchacho.
--¡A ver, la roja!
El grito de uno de los guardias alertó al fotógrafo. Trataba de distinguir otra silueta en el camión, pero la luna no mostraba nada.
--Vamos a tener que bajarla. Estos rojos dan trabajo hasta para matarlos -contestó el otro asomándose a la caja del camión.» (Pág. 126 y 127)



No hay comentarios :