lunes, 20 de febrero de 2017

Novedad de Ana Alonso y Javier Pelegrín: El libro de los rostros

Ser otra persona en Internet es bastante fácil: basta con abrirse una cuenta en una red social con un nombre falso, introducir datos personales falsos y, voilà, si en la vida real eres una persona sin demasiada vida social, en Internet puedes ser quien tú quieras. Puedes fingir ser otra persona, quizás alguien más sociable, más divertido, más atrevido, completamente diferente.

Eso es lo que piensa Eva, la protagonista de Ellibro de los rostros, pensando que quizás en Internet es más fácil socializar y hacer amigos. Eva es una buena estudiante de segundo de Bachillerato, pero sin demasiados amigos y tampoco le interesa mucho salir de fiesta. Su madre la anima a que salga, su hermana pequeña Lucía a veces la invita a que salga con sus amigas, pero no consigue forjar ninguna amistad con la gente que tiene alrededor.

Por eso, Eva se abre una cuenta falsa en Facebook bajo el nombre de Julia Espada, y pronto comienzan a lloverle las solicitudes de amistad y los mensajes privados. Sin embargo, nada es lo que parece y puede que Eva se haya metido en un lío más grande que simplemente mentir en su nombre: ha suplantado la identidad de una bloguera de periodismo independiente y denuncia social que firmaba como Julia Espada en su blog La ventana indiscreta, inactivo desde hace un año y con cuyos artículos se ganó bastantes enemigos.

A partir de ese momento, y con ayuda de David y Carlos, dos chicos a los que conoce fingiendo ser Julia, empieza una trama mucho más complicada de lo que podíamos esperar en este libro. Con El libro de los rostros, los autores Ana Alonso y Javier Pelegrín han vuelto a escribir a cuatro manos, como en otras novelas suyas que nos gustan mucho en El Templo, y han conseguido una novela ágil, interesante e intrigante que engancha al lector hasta las últimas páginas. Presentan un juego de identidades en Internet, de reflexión sobre las fuentes de información en la red y una pregunta, quién es en realidad Julia Espada, que puede traerle a la protagonista más problemas de los que pensaba encontrar.

Con una narración en primera persona que te meterá en la piel de Eva, El libro de los rostros gustará a los lectores que busquen una novela con trama realista, situada en la vida real y en la vida 2.0.