jueves, 13 de septiembre de 2007

O abecedario do porvenir


Nadine Gordimer, Navarre Scott Momaday, Philippe Claudel, Fatou Diome, Gisèle Pineau y Abdourahman Waberi son alguns dos escritores que unen a súa voz á da UNESCO na súa loita contra o analfabetismo. No Correo da Unesco de setembro, publicado co gallo do Día Internacional da Alfabetización ( ver BlogFesquío do 8 de setembro), os artígos acompañan unha serie de reportaxes sobre os cinco galardonados cos Premios de Alfabetización da UNESCO:
o Children’s Book Project de Tanzania, que en dez anos publicou case 250 libros infantís que teñen repartidos por 3.500 escolas, o Centro de Administración da Educación Comunitaria de Longshend (China), que en poucos anos logrou alfabetizar a 3.700 mulleres de minorías étnicas, Tostan (Senegal), que forma ó adolescentes e adultos que non foran á escola, Reach out Read (Estados Unidos), que axuda a preto de 25% dos nenos máis pobres do país e Family Reorientation Education and Empowerment (Nigeria), que logrou que case o 20% dos séus alumnos regresen á clase.
Ler máis.

1 comentario :

Rosa dijo...

Rosa desde Roma.

Me ha gustado el análisis que hace el doctor Carlos Norberto Mugrabi:

El Último Canto

Ideas sobre el amor

“All'alta fantasia qui mancò possa;
ma già volgeva il mio disio e 'l velle,
sì come rota ch'igualmente è mossa,
l'amor che move il sole e l'altre stelle.”


Canto cuya traducción así resultaría:



“Aquí faltó la fuerza a mi elevada fantasía; pero ya se orientaban mi

deseo y mi voluntad como rueda parejamente movida,

por el amor que mueve al sol y a las demás estrellas.”







Emplearé una frase sintética para resumir las ideas de la última estrofa de “La Divina Comedia”: El amor permite al goce condescender al deseo.



Sin embargo, permanecer -como analista- en la síntesis implicaría un sacrilegio. Paso al acto de analizar.







Qué es entonces el amor. Casi todos responderán que se trata de un loable sentimiento.

La mayoría, dirá que el odio es su opuesto; en cambio, para otros lo será la indiferencia.



Razonando de este modo, no se va más allá del ámbito imaginario; y de las impresiones sensibles.







Qué propone Dante, al final de su “Comedia”, cuando escribe “Aquí faltó la fuerza a mi elevada fantasía…” Entiende que todos seríamos buenos, amables, amados, amantes, etc. mientras que la fantasía funcione; cuando no flaqueen las fuerzas de la misma. Lo que el poeta nos advierte es que, por el lado de la fantasía -y sin otros elementos-, seremos inevitablemente incapaces; por más elevada que ella fuere.

















En el verso “pero ya eran movidos mi deseo y mi voluntad, como rueda cuyas partes giran todas igualmente” alude a lo inexorable de la estructura que nos constituye. Y de la cual resulta un Ser –Nos[1]- cuya especificidad es la de carecer del Ser.

Ser, habitado por el deseo –el cual tampoco es un sentimiento- y por la fuerza constante de las pulsiones. Comparativamente, como una rueda que es movida por el principio de inercia: jamás se detiene.



Propone que, del amor, debemos poseer una determinada noción: “l'amor che move il sole e l'altre stelle”. Noción que implica el deber de decidir, interpretar el deseo presente en la trama de la escena.
La fantasía –por más elevada que fuere- corresponde al orden de la satisfacción individual; en vez el deseo remite a una carencia estructural e incolmable que –justamente por eso- relaciona a los sujetos: sólo el amor permite al goce condescender al deseo.



Amar, leer, averiguar, saber….
Sólo sé que no sé nada, decía el inmortal Sócrates.



Diciembre 2007.





--------------------------------------------------------------------------------

[1] Nosotros.