miércoles, 21 de noviembre de 2007

Mendelejev e os elementos

No século XIX moitos químicos decatáronse de que as propiedades químicas dos elementos se repetían e que había unha certa periodicidade, pero a ordenación dos elementos resistíase unha e outra vez ata que un home de grande capacidade, despois de moitas horas de estudio, deu unha solución, e propuxo en 1869 o Sistema Periódico dos Elementos Químicos, Dimitri Mendelejev.
Á dereita tedes un dos primeiros modelos, no parece gran cousa, ¿non si? Pero foi un avance brutal. O mérito estivo non so en ordenar os elementos coñecidos, ademais o seu sistema descubriu erros nas medidas de masas atómicas, facilitou o descubrimento de novos elementos e foi flexible para incorporar un grupo novo de elementos químicos, os gases nobres (descoñecidos en 1869). Tan bo foi que o Sistema Periódico segue usándose actualmente e polo de agora, aínda que con algúns erros, segue sendo a mellor clasificación dos elementos.

Ademais, Mendeleiev fixo traballos notables en química e escribiu un libro de química considerado en Rusia o mellor texto de química do século XX.

Como reflexión final gustaríame destacar que a idea da periodicidade xa estaba presente, pero unha idea boa precisa ir acompañada de moito traballo para dar o seu froito. A construción do Sistema Periódico está salpicada de ideas boas, triadas de Dobereiner e octavas de Newlands e a Táboa de Lothar Meyer, que foron inferiores ó Sistema Periódico de Medeleiev porque os seus autores nin as documentaron tanto nin foron tan exhaustivos como Mendeleiev. Outro xenio, Edison, dixo "O
xenio é un por cento de inspiración e un noventa e nove por ciento transpiración" e Mendeleiev foi un bo exemplo das dúas cousas.

3 comentarios :

loles dijo...

Hay que ver lo que estoy aprendiendo últimamente de Física y Química, sobre todo si pienso que no había tocado el tema desde que cursé 2º de BUP. E......... Xa choveu!

A. Laso dijo...

Y pensar que dicha tabla a sufrido pocos cambios desde entonces... No obstante, debemos tener en cuenta un pequeño hecho curioso y es que, a pesar de su clara organización, hubo que esperar hasta pasado el primer cuarto del siglo XX para que dicha tabla fuese aceptada sin reservas.

Esto sucede porque de poco sirve ordenar los elementos según su número atómico si no se logra calcular el mismo. Así, ciertos elementos en la tabla tuvieron su posición en continua discusión mientras los diversos modelos de los átomos (Thompson, Rutherford,...) surgían y se descartaban hasta que un científico danés, Niels Bohr, publicó su teoría del átomo basada en un pequeño número de postulados.

Este modelo establecía el concepto de niveles de energía, esto es, el conjunto (o espectro) discreto de energías que podían tener los electrones a las cuáles correspondía un radio determinado de la órbita. Es decir, el electrón sólo puede "orbitar" alrededor del núcleo en unas determinadas "órbitas" a cada una de las cuáles corresponde un nivel de energía.

Bohr demostró que los niveles de energías son proporcionales al cuadrado del número de protones en el núcleo del átomo, es decir, al cuadrado del número atómico.

Gracias a esto, se pudo determinar experimentalmente el número atómico de determinados átomos y colocarlos en su correspondiente lugar en la tabla periódica.

Y después de todo este rollo, sólo resta decir que ésta teoría hubo de ser abandonada puesto que, aunque funcionaba de una forma casi mágica para el hidrógeno y algún átomo más, fallaba de manera estrepitosa al intentar aplicarla a átomos más complicados.

Si todo fuera tan sencillo...

Begoña dijo...

Welcome Alex! We've misssed you for so long that we´d forgotten about your loooong explanations.